Liderazgo y Credibilidad.

Una de las cosas más complicadas en el liderazgo es la Credibilidad.

Podemos decir que la Credibilidad: “Es la capacidad que tiene tu mensaje de ser creído, o la capacidad que tiene un individuo de mostrarse autentico y digno de confianza”.

La definición que presento, es personal, pero manifiesta en síntesis lo que se puede encontrar en relación a esto.
Ahora bien, ¿cuan importante es la credibilidad en el líder? Pues mucha.

La mayoría de las relaciones sólidas que trascienden hacia objetivos claros y definidos, están basadas en la capacidad que tenemos de ser creíbles.
Imagina que quieres hacer un negocio donde invertirás un millón de dólares. De seguro no te asociaras con cualquier persona. Buscaras alguien digno de confianza, alguien que le dé seguridad que tu inversión, y que sea a mediano plazo beneficiosa para ti.
Cuando hablamos de liderazgo, hablamos que las personas necesitan estar seguras que la inversión en confianza (depositada en el líder), será bien administrada.

Este es el gran problema del liderazgo en la política actual, ya no creemos que los que “lideran” puedan beneficiar a la sociedad, porque lo que un día prometieron, jamás lo cumplieron, o simplemente lo intentaron una vez (para no tener peso de conciencia), y luego abandonaron la bandera de lucha por la cual llegaron al puesto con el voto de confianza de los que creyeron en el.

Desde una perspectiva cristiana, el liderazgo no es para tener una posición de privilegio absoluto donde uno pasa a ser servido por los demás, sino pasa a ser el que sirve a todos los demás. El líder se la juega por los suyos.

Pues bien, la credibilidad es parte fundamental de lo que un buen líder debe hacer. Ojo que no hablo que seas creíble para conseguir que los demás te consideren como líder, esto tiene que ver en realidad, con tu aspecto como persona, tus valores, tus principios, tu proyectos, y tu visión de futuro, estos deben estar conectados con lo que eres, y ser autentico a la hora de proyectarlos hacia el bien común sobre los cuales te toca servir (liderar).

Un líder por lo tanto es coherente con lo que dice y hace. Debe hacer lo que dijo que haría. O pasará a ser uno más que consiguió una posición solo para sentirse importante, y perderá la credibilidad de las personas que confiaron un día en el.
Parece utópico, ya lo sé. Pero si quieres desarrollar un buen liderazgo, persigue este fin: Ser creíble. Si todos los que ejercen el liderazgo fueran correctos y creíbles, de seguro el mundo sería un mejor lugar. Pero tenemos muchos que una vez que prueban el poder, lo que más buscan es más poder.

No seas como esos que se dejan drogar por el placer de ser vistos en posiciones de privilegio. Si verdaderamente sientes que tienes un liderazgo desarrollándose en ti, entonces buscaras el beneficio de los que lideras.
El beneficio de liderar para aquellos que te escogieron; es que siempre tendrás el respaldo de ellos. Ellos confiaran en ti, te seguirán, serán una defensa cuando alguna situación injusta enfrentes.

Los grandes hombres y mujeres que tiene un liderazgo verdadero, siempre contaran con la admiración de todos.

Proverbios 22.1 dice: “De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama más que la plata y el oro”.

Si te preocupa tu liderazgo, se consecuente, se creíble; y veras como las personas comienzan a creer que verdaderamente puedes llevarlos a cumplir los objetivos que les presentas, y será mucho más fácil que se sumen a la tarea, porque tú has demostrado tu compromiso con ellos.

Un saludo. Carlos.

Anuncios